Los pueblos más bonitos de la Garrotxa

20 de septiembre de 2021

Queréis conocer los pueblos más bonitos de la Garrotxa? A finales del mes de septiembre, y con el inicio del otoño, es uno de los mejores momentos para descubrir la Garrotxa, por sus pueblos y sus paisajes característicos de colores ocres, amarillentos y verdes.

Así pues, para facilitaros la visita en este encantador lugar, os hemos preparado un listado con algunos de los pueblos más bonitos de la Garrotxa. Y antes os compartimos un video porque os vayáis ambientando con su espectacular entorno natural.

¿Nos acompañáis a descubrir los pueblos más bonitos de la Garrotxa?

1. Tortellà

En la entrada de la Alta Garrotxa encontramos el pueblecito de Tortellà, que destaca por sus característicos edificios modernistas, la iglesia de Santa Maria que data del siglo XVIII y el puente románico de Llierca, que travesía imponente, el río que lleva por nombre.

Un pueblecito ideal para dejarse perder, andar tranquilamente por su núcleo antiguo y un punto excepcional donde empezar excursiones que os llevarán a descubrir los paisajes más mágicos de la Garrotxa.

2. Castellfollit de la Roca

Castellfollit de la Roca reposa en la cumbre de un alto acantilado con la calma de aquellos que no tienen miedo a las alturas. Gracias a su curiosa ubicación, un cingle basáltico de unos 40 metros de altura, desde el pueblo se puede disfrutar de un mirador natural con increíbles vistas a la Garrotxa.

Es considerado uno de los municipios más pequeños de Cataluña, y como dice el popular dicho catalán: «Al pot petit hi ha la bona confitura». Con una paseada por sus callejones estrechos, empedrados y con las atrevidas casas que rozan el precipicio, quedaréis alucinando por la mágica aura que se respira este pueblecito.

Durante vuestra visita, os recomendamos que hagáis una parada en la Iglesia de San Salvador y a los miradores que podréis encontrar antes de llegar al pueblo, donde observaréis una fantástica panorámica del pueblo sobre el cingle.

Castellfollit de la roca

3. Besalú

Si todavía no habéis visitado Besalú, no podéis dejar de hacer una escapada por este pueblo medieval, que cuenta con una espectacular fortificación y un núcleo antiguo que os hará sentir como un aldeano de la edad mediana.

En la entrada del pueblo, os dará la bienvenida una imponente fortificación que os llevará hasta el centro de la villa. A través de sus calles, viajaréis en el tiempo, y si coincidís con alguna feria medieval, os parecerá que os hayáis trasladado al siglo V.

En definitiva, no podéis dejar de visitar Besalú, puesto que cuenta con uno de los conjuntos históricos-artísticos medievales mejor conservados de Cataluña, y a la vez se encuentran los restos de los Baños Judíos de Besalú – hasta el día de hoy, los únicos descubiertos en la península Ibérica – junto con los de Girona.

Besalu

4. Santa Pau

En el interior del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, encontramos una de las villas más emblemáticas de la zona, el pueblo de Santa Pau. Resguardada por los volcanes de Santa Margarida y el Croscat, Santa Pau preserva su esencia medieval, como si el tiempo no hubiera pasado.

Os recomendamos andar por sus callejones y visitar el Castell de Santa Pau, que representa el vestigio medieval más relevante del pueblo. Además, desde este punto, podréis llegar con mucha facilidad a la Fageda d’en Jordà, un bosque con mucha magia en el corazón de la Garrotxa, que en otoño, fascina a todo aquel que la visita.

Santa Pau

5. Hostalets d’en Vas

Probablemente uno de los pueblos con más encanto de la Garrotxa. Entre montañas, bosques y campos, el pueblo de Hostalets d’en Vas es un oasis de tranquilidad en un entorno predominantemente rural. Se trata de un casco urbano que ha sido declarado «monumento historico-artístico» y que tiene sus orígenes en un pequeño hostal, tal como su nombre indica.

Es un pueblo pequeño, pero si paseáis un rato por sus calles, quedaréis rápidamente enamorados.

6. Sant Joan les Fonts

Al cauce del Fluvià, se levanta el pueblo de Sant Joan les Fonts. Un lugar ideal para los amantes de la naturaleza y las actividades al aire libre, porque sus alrededores están llenos de rutas para hacer a pie o en bicicleta.

Por otro lado, en Sant Joan les Fonts también encontraréis el castillo de Juvinyà, que data del siglo XII y otros muchos rincones para descubrir.

7. Olot

Rodeada de volcanes, Olot es la capital de la Garrotxa, que esconde muchos secretos que solo podréis conocer cuando hagáis una visita. Os explicamos algunos de ellos.

El Montsacopa, el Montolivet, la Garrinada i el Bisaroques son los cuatro volcanes que rodean esta villa volcánica. ¿Os imagináis vivir rodeados de volcanes? Aparte de este feroz fenómeno de la naturaleza, en Olot encontraréis patrimonio cultural, patrimonial y gastronómico para todos los gustos. Sin ningún tipo de duda, una visita que no os decepcionará.

Olot

8. Beget

Hay quién dice que Beget es uno de los pueblos más bonitos de Cataluña. ¡Desde Campings de Girona os animamos a juzgarlo con vuestros propios ojos!

A pesar de que este pueblecito pertenece a la comarca del Ripollès, lo hemos añadido por su proximidad a la Garrotxa y para estar situado al que se considera la alta Garrotxa. Si decidís hacer una visita, os podréis perder a través de sus callejones empedrados, que os llevarán a descubrir una villa que preserva a la perfección su cariz medieval.

Además de un pueblo muy bonito, encontraréis muchas rutas para hacer a pie o en bicicleta.

9. Sant Feliu de Pallerols

En el Valle de Hostoles y situado dentro del Parque Natural de la Garrotxa se esconde Sant Feliu de Pallerols.

Rodeado por bosques frondosos, este pueblecito ofrece a sus habitantes y visitantes, muchos senderos para descubrir su entorno, que además de preciosos paisajes, también esconde elementos patrimoniales como la iglesia de Sant Feliu de Pallerols que data del siglo XVII, la iglesia de San Iscle de Colltort del siglo XV, la iglesia de Santa Cecília, la iglesia de San Miquel del Pinar del siglo XI y por último, el Santuario de Nuestra Señora de la Font de la Salut que ofrece vistas espectaculares del paisaje de la Garrotxa.

10. Sant Aniol de Finestres

Acabamos con el pueblo de Sant Aniol de Finestres, una pequeña villa muy tranquila de la Garrotxa, que yace a la cabecera del valle del Llémena.

Destaca por sus elementos patrimoniales como el Castell de Ventanas y las iglesias románicas de los núcleos de alrededor. Además, esta zona frondosa de bosques, también esconde muchas rutas para todos los niveles.

¿Ya sabéis cuál es el pueblo de la Garrotxa que visitaréis primero? Deseamos que este artículo os ayude a preparar la ruta y si no sabéis donde alojaros, os presentamos los campings que encontraréis en esta zona.

Càmpings a la Garrotxa

Ir de camping es una opción ideal para estar en contacto con la naturaleza y descubrir nuevos lugares. Y en un lugar como la Garrotxa, los campings ofrecen opciones de alojamiento fantásticas para hacer estancias donde combinar el aire libre, el descubrimiento de la naturaleza, las actividades de ocio, el descanso y la desconexión.

En concreto, os recomendamos 3 campings que se encuentran muy cerca de los pueblecitos que os hemos explicado y del Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, son:

¿Conocéis más pueblecitos de la Garrotxa? Nos los podéis compartir en las redes. Nosotros lo dejamos aquí y nos vemos a la próxima.

Inspírate

Encuentra tu camping